El sida felino es una de las enfermedad que más miedo genera entre propietarios de gatos. Descubre aquí la verdad sobre esta enfermedad y cambia el chip.

¿Qué es el sida felino?

El sida felino es un virus que ataca a gatos domésticos y salvajes. Su objetivo es atacar los linfocitos (células encargadas de regular la respuesta inmunitaria) replicándose silenciosamente dentro de las células.

Hay varias cepas de este virus, cada una con un nivel de virulencia diferente. Sin embargo, la evolución de la enfermedad y qué tan agresiva sea dependerá también de la respuesta y el estado inmune del gato y de la presencia o no de enfermedades oportunistas.

¿Cómo se contagia el sida felino?

El virus del sida se acantona en las glándulas salivales principalmente y cada tanto tiempo se libera a través de la saliva. El contagio entonces, se da a través de la saliva en contacto con la sangre. Esto es evidente, por ejemplo, en gatos machos que se pelean por una hembra en celo. El mordisco de un gato infectado y el contacto de su saliva con la sangre de un gato sano conlleva a la infección del virus. Sin embargo, también puede haber contagio a través del semen y las secreciones vaginales, de la placenta y de la leche.

Yo le llamo “la enfermedad de la guerra”, pues como les he dicho, el contagio se da cuando hay involucradas lesiones que sangren como mordiscos.

¿Quiénes son más propensos a sufrir esta enfermedad?

El sida felino es una enfermedad que por ser transmitida por contacto con la sangre está más presente entre gatos enteros (osea que no están esterilizados), generalmente machos, que se encuentren en libertad y semi-libertad y que pelean por territorio o hembras.

¿Cuáles son los signos clínicos?

Hay varias fases dentro de esta enfermedad. Inicialmente, recién infectado el gato, se presenta una fase aguda, donde el gato puede presentar episodios febriles cortos, decaimiento, secreción nasal u ocular . Esta fase suele pasar desapercibida o desaparecer rápidamente. Luego de esto puede presentarse una fase de “portador asintomático”, donde el gato no manifiesta ningún signo clínico o síntoma. Sin embargo, después de algún tiempo (meses o años) puede presentarse la fase “SIDA” que tiene lugar luego de una inmunosupresión ocasionada por otras enfermedades oportunistas (Mycoplasma, leucemia, toxoplasma, calicivirus), por estrés o por neoplasias. En esta fase los síntomas pueden ser gingivitis severas, enfermedades respiratorias, oculares, heridas en la piel que no sanan con ningún tratamiento, infecciones crónicas, diarrea, vómito, decaimiento, entre otras.

¿Cómo se diagnostica el sida felino?

La enfermedad también se diagnostica a través de un exámen de sangre. Hay que tener cuidado con los resultados negativos, ya que no siempre es cierto, pues el virus se demora entre 4 y 8 semanas en manifestarse después del contagio. Entonces, si la prueba se realiza antes de que el virus se manifieste, puede arrojar un resultado negativo, siendo positivo.

¿Cuál es el tratamiento del sida felino?

En las fases agudas y crónicas de la enfermedad es necesario hacer un tratamiento de sostén y de control de las enfermedades oportunistas que puedan estar presentes. Antibióticos, fluidoterapia, etc, pueden ser benéficos siempre y cuando el sistema inmune esté competente. En la fase de portador asintómatico es importante usar antivirales siempre y cuando el paciente no tenga anemia. Por esta razón, un gato positivo a sida requiere atención veterinaria continua. Así el veterinario se asegurará que el gato pueda recibir el tratamiento antiviral sin poner en riesgo su salud.

Existen en el mercado varios fármacos que ayudan al estímulo del sistema inmune, ayudando a prevenir infecciones secundarias y aumentando las defensas. En mi experiencia, uno de estos es Citomix Guna, que ha funcionado muy bien, proporcionándole a mis pacientes mejor calidad de vida.

¿Cómo se previene?

En Colombia aún no existe una vacuna contra esta enfermedad por lo que los cuidados preventivos deben ser aún mayores. La esterilización temprana, evitar que tenga contacto con muchos gatos (sobre todos si no han sido esterilizados) y evitar el acceso a la calle es fundamental para evitar el contagio.

Es necesario resaltar que ésta enfermedad NO se contagia a los humanos! Tu puedes convivir con un gato positivo a sida sin ningún riesgo!

Espero que este artículo te haya gustado y haya podido resolver algunas dudas. Si necesitas asesoría o si tienes algún comentario puedes dejarlo en tus comentarios o vincularte a la comunidad para amantes de los gatos en facebook haciendo clic aquí.

Categorías: SALUD

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *