Si de repente tienes la sospecha de que tu gata está embarazada, o quizá te diste cuenta que un gato y ella tuvieron romance o por el contrario quieres iniciarte en la crianza de gatos de raza, este artículo es para ti!

La gestación y el parto es un proceso precioso que, si bien nos conviene esterilizar, una vez lo vivimos al lado de nuestra gata se vuelve encantador. Si tu gata está embarazada este artículo puede ayudarte a atenderla de la mejor manera.

Ya en otro artículo hablamos sobre el celo y la reproducción felina y te expliqué todo lo que necesitas saber sobre este proceso. Ha llegado la hora de hablar de lo que viene después de que tu gata a tenido una noche «mmmhhh» no muy romántica con un macho:

¡La gestación!

Una vez el espermatozoide fecunda el ovulo (generalmente las siguientes 12 horas después del coito) empiezan a contarse entre 65 y 67 días, que es el tiempo que dura la gestación de una gata. Hay factores importantes que intervienen, como la raza (las razas siameses y orientales tienen gestaciones más largas) y el tamaño de la camada (una camada muy grande puede significar menos tiempo de gestación).

gatos bebes
El tamaño de la camada influye en el tiempo de gestación

¿Cómo saber si mi gata está embarazada?

Hay varios factores que pueden ayudarte a saber si tu gata está embarazada o no. Es importante conocerlos bien para que no sea confundido con una pseudopreñez o con una enfermedad uterina.

Signos físicos:

Después de los 15-18 días de la ovulación (momento del celo), es probable que tu gata tenga los pezones más rosados y un poco más grandes. Esto es un signo de preñez, que si bien no es confirmatorio, puede indicarte el camino.

Si tienes experiencia puedes palpar el abdomen entre los 14 y 15 v días después de la ovulación y sentir estructuras compatibles con fetos. Aunque normalmente es más fácil palparlos y diferenciarlos entre los días 21 y 25 después del apareamiento. Yo te recomiendo que si no tienes experiencia, busques a un veterinario.

Imágenes diagnósticas:

La radiografía es una herramienta que puede indicar la preñez entre los días 36 y 45 de gestación. Antes podría confundir, pues sólo se podría evidenciar un agrandamiento del útero que puede ser compatible con preñez o con enfermedad uterina.

La radiografía ayuda a determinar el número de fetos, sin embargo, no determinar la viabilidad de estos.

radiografia gata preñada
Foto tomada de:
https://www.diagnosticoveterinario.com/radiografia-prenez-felina-y-algo-mas/2599
radiografía gata preñada
Foto tomada de:
https://www.diagnosticoveterinario.com/radiografia-prenez-felina-y-algo-mas/2599

La ecografia, por su parte, permite observar el saco gestacional a los 11-14 días de gestación. Esta técnica aporta un beneficio adicional y es la capacidad para determinar los latidos cardíacos de los fetos y el movimiento. Por esta razón es la prueba más verídica para la confirmación de preñez en gatas.

Pruebas sanguineas:

No existen pruebas sanguíneas para determinar el embarazo en gatas, como lo hay en humanos. Sin embargo, la placenta de las gatas produce una hormona denominada relaxina. La Witness Relaxin es una prueba rápida para la detección de preñez que mide la cantidad de relaxina y requiere un poco de plasma sanguíneo para diagnosticarla entre los días 25 y 31 después de la ovulación.

Recomendaciones durante la gestación:

Durante la preñez, las gatas ganan mucho peso. Es importante ofrecerles alimento de muy buena calidad o alimento para cachorros, pues sus requerimientos energéticos aumentan considerablemente y en el momento de la lactancia pueden incrementar o mantenerse.

Te recomiendo que si tu gata está embarazada no la sometas a la presencia de nuevos gatos y mucho menos de gatos enfermos.

La mayoría de las gatas se vuelven menos activas durante el embarazo debido al agrandamiento del abdomen. No le exijas actividad física y tampoco trates de restringir el movimiento. Es fundamental que la gata no se estrese bajo ninguna circunstancia, pues esto puede traer complicaciones a la hora del parto.

Parto:

Una semana antes del parto, las gatas empiezan a aislarse o a tener la “conducta de anidamiento”. Puedes observar que tu gata se esconde, busca lugares cerrados, un poco oscuros, etc. Por eso, te recomiendo que le hagas una “paridera”. Fórrala con un material absorvente que se puede lavar o reemplazar. Presentasela a tu gata para que empiece a anidar en la paridera y se impregne de su olor.

gatitos bebes

A partir del día 61 de gestación se debe controlar la temperatura cada 12 horas. Cuando la temperatura cae 1°C (37,5°C o menos) comienza el trabajo de parto y entre las 24 horas siguientes se presentan signos obvios:

  • Inquietud
  • Acicalamiento excesivo
  • Jadeo
  • Vómitos

Trata de mantener la paridera a una temperatura entre los 27 y 32°C. Para esto puedes usar un bombillo pequeño, botellas llenas de agua a temperatura de 32°C o mantas térmicas. Ten cuidado con las mantas y las botellas. Siempre ponles una cobija encima para que no los queme y verifica constantemente la temperatura.

Trabajo de parto:

Cuando las gatas están en trabajo de parto activo ronronean muy fuerte, rascan la paridera, «amasan» En este momento podrás observar (si tu gata lo permite) el nacimiento de los cachorros en los siguientes 60 minutos. Si han pasado dos horas y tu gata no ha expulsado ningún cachorro, solicita asistencia veterinaria.

Primero nace el cachorro seguido de la placenta. Una vez nace el primero, los siguientes nacerán entre los 30 y 60 minutos siguientes. Una vez nacen la madre podrá comerse la placenta. Ella estimulará la respiración del gatito y cortará el cordón umbilical.

gato recien nacido

Si hay algún cambio en el ambiente que pueda estresar a la gata, probablemente el parto se interrumpa y la actividad demore hasta 24 horas.

Trata de no intervenir en el trabajo de parto. Puedes acompañar a la gata si ella lo permite, pero ella se encargará de hacer todo lo debido para que sus cachorros estén bien.

Posparto:

Luego de terminar la labor de parto, la gata se acostará al lado de sus gatitos y los estimulará para que mamen.

gata con su cachorro

Te recomiendo que mantengas agua fresca, alimento suficiente y una bandeja sanitaria cerca de la paridera, pues durante la primera semana la madre se aleja muy pocos minutos de su camada y no quiere dejarla sola.

La doctora Susan E. Little es una veterinaria especializada en medicina felina, autora del libro «El Gato», de donde se han tomado algunos datos importantes para este artículo. Para ella, nuestra gratitud y admiración por siempre.

Les dejo un video de un documental hermoso que encontré para que te entretengas un rato más conociendo este maravilloso proceso. Puedes unirte a nuestra comunidad en facebook dando click aquí.

Categorías: REPRODUCCIÓN

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *