Hola! Los últimos meses he estado viviendo la experiencia más bonita para cualquier mujer: el embarazo. Y he tenido que enfrentarme a cualquier tipo de comentarios acerca de mi profesión y mis mascotas. También les ha pasado a uds?

Para cuando me di cuenta que estaba en embarazo, mi gata Vodka ya lo sabía desde mucho antes. Creo que todos lo sabían, pero Vodka necesitaba hacérmelo saber.

Durante los siguientes 8 meses, no hubo una sola noche que Vodka durmiera alejada de mi barriga. Intentamos de varias maneras acostumbrar a Vodka, a Agustin (otro de mis gatos) y a Cirilo (el gato de Gabriel, mi compañero), a dormir en otro lugar. Fue imposible. Vodka hubiera podido llorar desconsoladamente afuera de la habitación días enteros. Desprenderla de mi barriga era misión imposible, parecía que tuviera un imán intimamente ligado con mi bebe. Si yo me cambiaba de posición, ella inmediatamente también lo hacía. Su objetivo incanzable era mantener su cabecita pegada a mi ombligo durante toda la noche.

Tengo 4 gatos más….

Agustín, Cirilo, Ambi y Duende también hace parte de esta familia numerosa. Sin contar a Pelusa y a Canela, mis perras, quienes también asumieron un papel bastante importante dentro de la manada. Mientras que Canela se dedicó a orinarme los primeros meses del embarazo, Pelusa permaneció atenta a mi, a cada uno de mis pasos y de mis movimientos. Si tenía que bajar a las 3 de la mañana al baño, pues Pelusa se levantaba, se sacudía, y bajaba conmigo, me esperaba sentadita en un tapete para no enfriarse y nuevamente regresaba a la cama. No sin antes olfatearme todos los rincones.

Agustín, mi gato mayor, siempre ha dormido sobre mi cabeza. Le encanta amasarme y lamerme el cabello. Los últimos meses estuvieron llenos de ternura y cariño por parte de el. Caricias, maullidos, abrazos, no se hicieron ausentes. Al contrario, desde que quedé en embarazo siento que Agustín me quiere más:

Ver esta publicación en Instagram

El amor alimenta! . #gatos #gatosdeinstagram #gatoscolombia

Una publicación compartida de el mundo según los gatos (@elmundosegunlosgatos) el

Ambi y yo quedamos embarazadas al mismo tiempo:

Tengo a Ambi desde un año antes de quedar en embarazo. Estuve atenta siempre a esterilizarla, pues vivimos en una finca y todos tienen acceso al bosque. Siempre que decía tomar los exámenes prequirúrgicos, había alguna alteración. Y si salían perfectos, por algún motivo misterioso, el día que iba a operarla amanecía llena de mocos, congestionada y decaída. Asi permanecí un año. No había evidencia de celo y yo ya empezaba a preocuparme. Tomé la decisión de operarla y asumir los riesgos de hacerlo si se encontraba enferma. Pero justo el día que la cogí para hacerle de nuevo los exámenes, me di cuenta que estaba preñada.

En alguna ocasión soñé que Ambi me decía que ella era la protectora de mi útero y, justo dos semanas después de enterarme de mi embarazo, Ambi también lo estuvo.

Ambi y yo empezamos a hablar un lenguaje diferente. Muchos pensarán que me enloquecí, pero lo que es cierto es que yo sentía que Ambi sabía lo que yo estaba sintiendo física y emocionalmente, y que además lo compartíamos!. Ella es negra, pequeñita y solitaria. Tiene unos grandes ojos amarillos ambar que me miraban cada vez que estaba sintiéndome mal, y me decían «no estás sola, se lo que sientes».

El día del parto de Ambi, yo había acabado de llegar luego de 4 días de estar de viaje. Sentí que Ambi me estaba esperando para parir. Cuando me di cuenta de sus contracciones, la cargué y la llevé al espacio que habíamos construido para que pariera. Ambi se quedó allí, sacó una de sus paticas delanteras y me tomó firmemente el brazo mientras me miraba. Supe que quería que me quedara ahí con ella.

Se que ese día me enseñó a parir. Cada contracción de ella me llenaba de fortaleza y destruía mis miedos con relación al parto. Sentía la naturaleza viva, haciendo lo suyo tan sabiamente que no había temor a equivocaciones. Ambi fluía. Uno tras uno salieron los cachorros. Tres en total. Uno por uno fue limpiándolos con tal amor instintivo que me llenaba de emoción. A pesar de ser veterinaria, de haber visto tantos partos durante mi profesión, aún me emociona sentir cuánto poder hay en cada uno de los seres.

Siento que Ambi ha sido mi gran maestra. Duende es hijo de Ambi. No fui capaz de darlo en adopción. Ambi le dio leche hasta los cuatro meses. Fue un proceso de crianza precioso donde además de entrenarme como mamá, me permitió poner a prueba todos mis conocimientos, tantos libros de comportamiento felino y tantos días de estudio.

Y mientras tanto…

Decidí parir en mi casa. Armé nido como todo mamífero. En este momento llevo varios días en 5 de dilatación. Mis animales no han estado ausentes ni un solo segundo. Mi partera tuvo que aceptar que definitivamente ellos no van a separarse de mi ni un segundo. Ha sido un proceso HERMOSO. Nunca me imaginé que todos estos seres podrían llegar a estar tan conectados a la vida, a la protección, a los cuidados, al apoyo incondicional. Mientras tengo contracciones Vodka no para de ronronear encima mio.

embarazo y gatos

Cirilo, Duende, Agustín, Canela y Pelusa han adoptado posiciones y roles tan definidos que para cualquiera es fácil entenderlas. Ambi se fue, como siempre lo hace, una vez empecé el trabajo de parto. Viene por la noche a comer y vuelve a treparse en el árbol donde la veía en el sueño.

Creo que desde allá arriba divisa el panorama. Ella ve mi casa como mi útero. Capta toda esa energía y la transmuta. Suena loco, pero los gatos son canalizadores energéticos y saben muy bien cómo transmutar todo….

Únete a nuestra comunidad en facebook aquí

Puedes escribirme si tienes alguna duda a info@elmundosegunlosgatos.com


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *